Cáncer de colon

DESCRIPCIÓN Y TIPOS

El cáncer de colon se produce cuando las células del colon o recto crecen y se multiplican sin control, dañando al tejido circundante e interfiriendo en la función normal del colon o recto. El cáncer de colon es el tercer cáncer más frecuente que se diagnostica en Estados Unidos. La mayoría de los cánceres de colon (alrededor del 70%) se encuentran en los primeros 180 cm del intestino grueso. El otro 30% aparece en los últimos 25 cm del intestino grueso (recto). En conjunto, se denominan cánceres colorrectales.

El cáncer de colon es el tumor maligno de mayor incidencia en España. Cada año se diagnostican más de 25.000 casos nuevos. Aunque el cáncer de colon afecta a ambos sexos por igual, el cáncer de recto es más frecuente en los varones. Cuando los cánceres de colon y recto se detectan precozmente, hay casi un 90% de posibilidades de curación.

En torno al 80% de los casos de cáncer de colon son esporádicos, lo que significa que su causa es inespecífica o indeterminada. El otro 20% de los cánceres de colon son hereditarios. Las personas con un familiar de primer grado con cáncer de colon tienen más probabilidades de padecer la enfermedad. Alrededor del 5% de este grupo muestra predisposición al cáncer colorrectal no polipósico hereditario (síndrome de Lynch), una enfermedad rara que afecta generalmente a personas de 30 a 50 años.

 

Síntomas

A menudo, el cáncer de colon no produce síntomas en sus fases iniciales. La mayoría de los cánceres de colon comienzan como un pólipo, una pequeña masa no cancerosa en la pared del colon que puede aumentar de tamaño y transformarse en un cáncer. Conforme crecen los pólipos, pueden sangrar u obstruir el intestino.

 

Entre los síntomas figuran:

  • Hemorragia rectal
  • Sangre en las heces o en el retrete después de una deposición
  • Diarrea prolongada
  • Cambio en la forma o el tamaño de las heces
  • Dolor abdominal o cólicos en la porción inferior del abdomen
  • Sensación de malestar o deseo imperioso de defecar cuando no hay necesidad

 

Muchos síntomas del colon no son cáncer, pero si nota uno o más de estos síntomas durante más de dos semanas, acuda al médico.

 

...Y EL MD ANDERSON

Todos los pacientes que acuden a nuestro centro para tratamiento son valorados en sesión clínica por un equipo multidisciplinar compuesto de especialistas en las distintas áreas: Cirugía General y Digestiva, Aparato Digestivo, Oncología Radioterápica, Oncologia Médica, Radiodiagnóstico, Anatomía Patológica y Nutrición.

Contamos con todos los medios técnicos diagnósticos, las mejores técnicas de tratamiento (IMRT, VMAT) para tumor primario; y de radiocirugía pulmonar y Radiocirugía estereotáxica fraccionada para el tratamiento de las metástasis hepáticas y pulmonares de pacientes con cáncer de recto, colon y canal anal.

PREVENIR

¿Tienes más de 50 años? 

Si no existen antecedentes personales ni familiares que supongan un mayor riesgo de desarrollar cáncer de colon es recomendable a partir de los 50 años realizarse un chequeo dirigido a la prevención y diagnóstico precoz de cáncer de colon, tanto en varones como en mujeres. No lo demores.

Factores de riesgo

Son muchos los factores que pueden influir en el desarrollo del cáncer de colon, tales como:

  • Edad: el cáncer de colon es más frecuente en las personas mayores de 50 años.
  • Antecedentes familiares: el riesgo es mayor en caso de antecedentes familiares (especialmente padres y hermanos) de cáncer de colon o pólipos adenomatosos.
  • Antecedentes personales: el riesgo es mayor en caso de antecedentes personales de enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn o colitis), cáncer de colon o pólipos adenomatosos.
  • Peso: la falta de actividad física y la obesidad son factores de riesgo.
  • Alimentación: una alimentación rica en grasas, en particular, grasas animales, puede aumentar el riesgo. Se cree que las dietas ricas en frutas y verduras reducen el riesgo.
  • Tabaquismo y alcohol: el riesgo puede ser mayor en caso de fumar o beber alcohol.

 

Reducción del riesgo

Puede tomar medidas para reducir el riesgo de padecer cáncer de colon, entre ellas:

  • Consumir un mínimo de 5  raciones de frutas y verduras al día
  • Limitar el consumo de grasas a no más del 30% de las calorías totales diarias
  • Hacer ejercicio con regularidad
  • Mantenerse en el peso ideal
  • Dejar de fumar
  • Limitar el consumo de alcohol

 

Recomendaciones de cribado

El cribado del cáncer consiste en pruebas médicas que se realizan cuando una persona no tiene síntomas. A partir de los 50 años de edad, los varones y las mujeres deben seguir uno de los cinco esquemas de exploración siguientes. Cuando alguna de estas pruebas es positiva (PSOH, PIF, sigmoidoscopia flexible, enema opaco), ha de efectuarse una colonoscopia.

  • Colonoscopia: cada 10 años (método preferido por el MD Anderson).
  • Prueba de sangre oculta en heces (PSOH) o prueba de inmunohistoquímica fecal (PIF): todos los años. Ambas pruebas se encuentran disponibles en versiones para hacer en el domicilio.
  • Sigmoidoscopia flexible: cada cinco años.
  • PSOH o PIF anual y sigmoidoscopia flexible: cada cinco años. Se recomienda realizar ambas pruebas en lugar de cualquiera de ellas aislada.
  • Enema opaco de doble contraste: cada cinco años.

Las personas con un riesgo moderado o alto de cáncer de colon (por ejemplo, antecedentes familiares importantes) han de consultar al médico acerca de la necesidad de un esquema diferente de pruebas.

Estas recomendaciones de cribado se facilitan a modo de guía. Cuando los resultados de estas pruebas sugieren la presencia de un cáncer, han de realizarse pruebas diagnósticas más extensas del colon o recto. Se necesitan exploraciones más frecuentes cuando se identifican pólipos (lesiones precancerosas). En los pacientes de alto riesgo con antecedentes familiares de cáncer de colon o pólipos o con antecedentes personales de enfermedad inflamatoria intestinal es posible que tenga que iniciarse antes el cribado.

DIAGNOSTICAR

Diagnóstico del cáncer de colon

Hay muchos métodos para diagnosticar el cáncer de colon. Algunos de estos procedimientos también se emplean como métodos de cribado para detectar cánceres de colon en sus fases iniciales, cuando el tratamiento resulta más eficaz.

Prueba de sangre oculta en heces (PSOH): se examina una muestra de heces para identificar rastros de sangre invisibles a simple vista. Si observa sangre en las heces, póngase en contacto inmediatamente con su médico.

Prueba de inmunohistoquímica fecal (PIF): la PIF es una prueba para hacer en el domicilio que detecta proteínas sanguíneas en las heces. Se utiliza un pequeño cepillo de mango largo para obtener una muestra de heces, que se coloca en una tarjeta de análisis y se envía a un laboratorio para examen.

Sigmoidoscopia: se introduce una cámara diminuta con un tubo de plástico flexible en el recto, lo que ofrece una visión del recto y la porción inferior del colon. Este procedimiento también puede utilizarse con el fin de extirpar tejido sospechoso para examen.

Colonoscopia: un colonoscopio es una versión más larga de un sigmoidoscopio y permite examinar todo el colon. Los pacientes deben ser sedados para someterse a una colonoscopia.

Colonoscopia virtual: en lugar de un endoscopio, los médicos utilizan técnicas de imagen para visualizar el colon. Se bombea aire hacia el colon para expandirlo y mejorar las imágenes. La colonoscopia virtual puede realizarse con tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (RM).

Enema opaco de doble contraste (EODC): el bario es una sustancia química que permite visualizar la mucosa intestinal en radiografías. Se administra una solución de bario mediante enema; a continuación, el paciente se somete a una serie de radiografías.

Tacto rectal: el médico introduce un dedo enguantado en el recto para detectar pólipos u otras irregularidades.

Antígeno carcinoembrionario (CEA): un análisis de sangre que determina la presencia de CEA, una sustancia, o marcador tumoral, que producen algunos tumores cancerosos. Esta prueba también puede utilizarse para medir el crecimiento del tumor o evaluar si ha reaparecido el cáncer después del tratamiento.

Estadificación

Estadio 0: las células anormales se encuentran en el revestimiento más interno del colon o recto. Estas células anormales pueden convertirse en cáncer y extenderse a tejidos normales próximos. El estadio 0 también se denomina carcinoma in situ.

Estadio I: se ha formado un cáncer y se ha extendido más allá de la capa de tejido más interna de la pared del colon o recto, hacia las capas medias. El cáncer de colon en estadio I a veces se denomina cáncer de colon en estadio A de Dukes.

Estadio II: el cáncer de colon se divide en estadio IIA y IIB. El cáncer de colon en estadio II a veces se denomina cáncer de colon en estadio B de Dukes.

  • Estadio IIA: el cáncer se ha extendido más allá de las capas tisulares medias de la pared del colon o recto o se ha extendido a los tejidos próximos que rodean el colon o recto
  • Estadio IIB: el cáncer se ha extendido más allá de la pared del colon o recto hacia órganos próximos o a través del peritoneo

Estadio III: el cáncer de colon se divide en estadio IIIA, IIIB y IIIC. El cáncer de colon en estadio III a veces se denomina cáncer de colon en estadio C de Dukes.

  • Estadio IIIA: el cáncer se ha extendido desde la capa de tejido más interna de la pared del colon o recto a las capas medias y a tres ganglios linfáticos como máximo
  • Estadio IIIB: el cáncer se ha extendido a tres ganglios linfáticos próximos como máximo y también:
    • más allá de las capas tisulares medias de la pared del colon o recto
    • a tejidos próximos alrededor del colon o recto
    • más allá de la pared del colon o recto a órganos próximos o a través del peritoneo
  • Estadio IIIC: el cáncer se ha extendido a cuatro o más ganglios linfáticos próximos y también:
  • a o más allá de las capas tisulares medias de la pared del colon o recto
  • a tejidos próximos alrededor del colon o recto
  • a órganos próximos o a través del peritoneo.

Estadio IV: es posible que el cáncer se haya extendido a los ganglios linfáticos próximos y se ha diseminado a otras partes del cuerpo, como el hígado o los pulmones. El cáncer de colon en estadio IV a veces se denomina cáncer de colon en estadio D de Dukes.

TRATAR

Cirugía

La cirugía es el tratamiento más frecuente de los cánceres de colon y recto. En función del estadio y la localización del tumor, se utilizan diferentes métodos quirúrgicos.

Escisión local: cuando los tumores son lo bastante pequeños, pueden extirparse mediante cirugía mínimamente invasiva. Se practican pequeñas incisiones en el abdomen. Se introduce una cámara en miniatura e instrumental quirúrgico. El cirujano utiliza las imágenes computarizadas para localizar y extirpar el tumor.

Polipectomía: es fácil extirpar pólipos sospechosos o cancerosos de la pared del colon. Un colonoscopio es un tubo largo con una cámara en el extremo. El colonoscopio se introduce en el recto y se guía hacia la zona que requiere tratamiento y un instrumento diminuto, a modo de tijeras, extirpa el pólipo.

Colectomía: los cirujanos extirpan la porción cancerosa del colon, junto con un borde de tejido sano a ambos lados y a continuación vuelven a unir el colon. Este procedimiento también se denomina hemicolectomía o resección segmentaria.

Resección y colostomía: cuando no se puede volver a unir el colon después de extirpar el cáncer, los cirujanos realizan una colostomía. Un estoma (orificio) es un corte en la pared abdominal que se une a un segmento de colon. Los residuos corporales salen por el estoma a una bolsa de plástico ubicada fuera del cuerpo. Las colostomías pueden ser temporales, lo que permite que el intestino se cure antes de la resección. Sin embargo, aproximadamente el 15% de las colostomías son permanentes.

Radioterapia

La radioterapia puede emplearse para destruir las células de cáncer de colon o recto que persistan después de la cirugía. Se utiliza con mayor frecuencia en los cánceres rectales o en los que no pueden tratarse mediante cirugía. También puede emplearse para aliviar los síntomas del cáncer.

Técnicas de Radioterapia para tumores de recto y canal anal:

Quimioterapia

La quimioterapia puede usarse para reducir el tamaño de los tumores rectales antes de la intervención quirúrgica o para prolongar el tiempo de supervivencia después de la cirugía. La quimioterapia no suele ser eficaz en los cánceres de colon avanzados o recurrentes.

Tratamientos dirigidos

Los investigadores están desarrollando nuevos fármacos diseñados para identificar y destruir tipos concretos de células cancerosas sin afectar a las células sanas

VIVIR

El cáncer es un recorrido que ninguna persona tiene por qué hacer sola. Hay muchas formas de apoyo que le ayudarán en cada una de las etapas del cáncer: diagnóstico, tratamiento y supervivencia. Independientemente de que se reúna con otros supervivientes de cáncer como usted o de que utilice terapias complementarias o mecanismos de afrontamiento individuales, ha de saber que cuenta con apoyo disponible en distintas formas. A continuación se indican tan solo algunas formas de encontrar ayuda y esperanza.

Grupos de apoyo

La reunión con otros pacientes con cáncer en un grupo de apoyo es una herramienta de afrontamiento útil. Los grupos de apoyo suelen estar centrados en una única enfermedad o tema, como supervivientes de un cáncer de mama o personas que afrontan los efectos secundarios cruciales del cáncer o su tratamiento. Estos grupos permiten que los participantes conozcan a otras personas como ellos y se den fuerza entre sí. La mayoría de las principales ciudades y hospitales oncológicos ofrecen grupos de apoyo que se reúnen de forma semanal o mensual. También existen docenas de sitios web de apoyo por Internet o listas de mensajes para quienes no tengan acceso a una reunión tradicional.

Terapias complementarias

Las terapias complementarias se utilizan junto con el tratamiento del cáncer en un intento de reducir los efectos secundarios del tratamiento, aliviar la depresión y la ansiedad y ayudar a que los pacientes con cáncer se quiten de la cabeza los aspectos negativos de su situación. Entre las terapias complementarias figuran ejercicios mente-cuerpo como yoga, Tai Chi y Qi gong, visualización o imágenes guiadas, uso del arte o la música como terapia, autoexpresión personal y medicina oriental tradicional, como la acupuntura.

Actividad física

El hecho de mantenerse físicamente activo en la medida de lo posible durante el tratamiento del cáncer tiene muchos efectos beneficiosos positivos. La actividad física estimula la liberación de endorfinas, unas hormonas que contribuyen a elevar el estado de ánimo, así como a disminuir la sensación de cansancio.

Los ejercicios para pacientes con cáncer varían entre estiramientos sencillos que se hacen en la cama o en un sillón y otras actividades más activas, como caminar o hacer labores de jardinería ligeras. No obstante, es importante que no haga demasiado esfuerzo. Hable con su médico antes de iniciar una actividad física para cerciorarse de que se encuentra apto para ello.

Diarios y blogs

Muchas personas consideran útil llevar un diario de su experiencia con el tratamiento del cáncer. Puede ser tan sencillo como anotar los síntomas y efectos secundarios en un cuaderno o bien puede incluir emociones y opiniones personales acerca de lo que están experimentando. Los diarios pueden ser privados o bien compartirse con los seres queridos e incluso con desconocidos.

Cada vez más, la gente recurre a Internet para compartir su “recorrido por el cáncer” con el mundo en general y para buscar otras personas con experiencias similares. Muchos pacientes con cáncer han comenzado sus propios “blogs” para divulgar su lucha contra el cáncer. Twitter, una tecnología de miniblogs que limita las entradas a 140 caracteres, también ha resultado una herramienta útil para que los pacientes con cáncer mantengan actualizados a sus amigos y contacten con otras personas.

Eventos

06-07 Octubre 2011
Congreso Experiencia y futuro del tratamiento del cáncer: el reto de la medicina personalizada organizado por MD Anderson Cancer Center Madrid y The University of Texas MD Anderson Cancer Center, Houston. El futuro del cáncer pasa por una atención personalizada y adaptada a...

Publicaciones