Cáncer de origen primario desconocido (CPD)

DESCRIPCIÓN Y TIPOS

Un tumor se define como cáncer de origen primario desconocido (CPD) cuando se identifican células cancerosas en el cuerpo, pero no puede determinarse el foco a partir del cual se han originado. Los estudios han revelado que el CPD se encuentra a menudo en los pulmones o el páncreas. Otros focos habituales de CPD son colon, recto, mama, vías biliares, estómago y riñón. El CPD es responsable de hasta el 5% de todos los cánceres diagnosticados, aunque el porcentaje varía según el grado de evaluación.

...Y EL MD ANDERSON

DIAGNOSTICAR

El diagnóstico del CPD comienza con una anamnesis completa del paciente, una exploración física y análisis de sangre, así como radiografías, tomografías computarizadas (TC) y otros estudios radiológicos en caso necesario. Normalmente se practica una biopsia de forma precoz, que se examina exhaustivamente al microscopio, y se elabora un informe anatomopatológico.

Los antecedentes personales de un paciente (por ejemplo, tabaquismo intenso), los antecedentes familiares de cáncer, el patrón de presentación (si el cáncer se observó en los pulmones, en huesos o en el hígado) y la anatomía patológica pueden ayudar al médico a reducir los posibles focos primarios. Algunos especialistas incluso están empleando estudios genéticos y proteómicos de vanguardia para obtener una “firma distintiva” de las células cancerosas que pueda identificar su origen.

TRATAR

A los pacientes con CPD se les trata sin conocer el tipo de cáncer. El tratamiento del CPD depende de varios factores:

  • Extensión: número de zonas del cuerpo afectadas por el CPD y tamaño de estas zonas cancerosas
  • Focos: órganos afectados (ganglios linfáticos, hígado, pulmones, huesos, etc.)
  • Estado funcional: determinación de si el paciente podrá tolerar el tratamiento

Puede utilizarse cirugía en pacientes cuyo cáncer se encuentra en una única zona, dependiendo de la localización. En algunos casos, la cirugía puede combinarse con quimioterapia o radioterapia.

La quimioterapia se emplea con frecuencia en los pacientes con metástasis en muchas partes del cuerpo.

Los ensayos clínicos pueden ofrecer tratamientos nuevos e innovadores para el CPD.

VIVIR

El cáncer es un recorrido que ninguna persona tiene por qué hacer sola. Hay muchas formas de apoyo que le ayudarán en cada una de las etapas del cáncer: diagnóstico, tratamiento y supervivencia. Independientemente de que se reúna con otros supervivientes de cáncer como usted o de que utilice terapias complementarias o mecanismos de afrontamiento individuales, ha de saber que cuenta con apoyo disponible en distintas formas. A continuación se indican tan solo algunas formas de encontrar ayuda y esperanza.

Grupos de apoyo

La reunión con otros pacientes con cáncer en un grupo de apoyo es una herramienta de afrontamiento útil. Los grupos de apoyo suelen estar centrados en una única enfermedad o tema, como supervivientes de un cáncer de mama o personas que afrontan los efectos secundarios cruciales del cáncer o su tratamiento. Estos grupos permiten que los participantes conozcan a otras personas como ellos y se den fuerza entre sí. La mayoría de las principales ciudades y hospitales oncológicos ofrecen grupos de apoyo que se reúnen de forma semanal o mensual. También existen docenas de sitios web de apoyo por Internet o listas de mensajes para quienes no tengan acceso a una reunión tradicional.

Terapias complementarias

Las terapias complementarias se utilizan junto con el tratamiento del cáncer en un intento de reducir los efectos secundarios del tratamiento, aliviar la depresión y la ansiedad y ayudar a que los pacientes con cáncer se quiten de la cabeza los aspectos negativos de su situación. Entre las terapias complementarias figuran ejercicios mente-cuerpo como yoga, Tai Chi y Qi gong, visualización o imágenes guiadas, uso del arte o la música como terapia, autoexpresión personal y medicina oriental tradicional, como la acupuntura.

Actividad física

El hecho de mantenerse físicamente activo en la medida de lo posible durante el tratamiento del cáncer tiene muchos efectos beneficiosos positivos. La actividad física estimula la liberación de endorfinas, unas hormonas que contribuyen a elevar el estado de ánimo, así como a disminuir la sensación de cansancio.

Los ejercicios para pacientes con cáncer varían entre estiramientos sencillos que se hacen en la cama o en un sillón y otras actividades más activas, como caminar o hacer labores de jardinería ligeras. No obstante, es importante que no haga demasiado esfuerzo. Hable con su médico antes de iniciar una actividad física para cerciorarse de que se encuentra apto para ello.

Diarios y blogs

Muchas personas consideran útil llevar un diario de su experiencia con el tratamiento del cáncer. Puede ser tan sencillo como anotar los síntomas y efectos secundarios en un cuaderno o bien puede incluir emociones y opiniones personales acerca de lo que están experimentando. Los diarios pueden ser privados o bien compartirse con los seres queridos e incluso con desconocidos.

Cada vez más, la gente recurre a Internet para compartir su “recorrido por el cáncer” con el mundo en general y para buscar otras personas con experiencias similares. Muchos pacientes con cáncer han comenzado sus propios “blogs” para divulgar su lucha contra el cáncer. Twitter, una tecnología de miniblogs que limita las entradas a 140 caracteres, también ha resultado una herramienta útil para que los pacientes con cáncer mantengan actualizados a sus amigos y contacten con otras personas.

Departamentos

Eventos

30 Septiembre 2015
Jornada organizada por MD Anderson Cancer Center Madrid y la Fundación Más Que Ideas con el objetivo de ofrecer información sobre técnicas de radioterapia a pacientes y familiares, así como sobre el manejo emocional y físico de efectos secundarios....