Radioterapia guiada por la imagen

Esta técnica permite verificar cada día el correcto posicionamiento del paciente sobre la mesa de tratamiento y corregir los errores antes de suministrar la radiación. Un tubo de Rayos X con un panel detector de Si amorfo, permite adquirir imágenes de TAC del paciente. Esas imágenes sirven tanto para corregir los errores de posicionamiento como para seguir la evolución del tumor a lo largo del tratamiento y proceder a cambiar el plan en caso de ser necesario. Esto se conoce como radioterapia adaptativa.

Ventajas: Útil para todo tipo de tratamiento, lo es especialmente en el caso de las radiocirugías craneales y extracraneales, donde se puede localizar el tumor con precisión milimétrica antes de cada sesión de tratamiento.