Síndrome de Cushing

DESCRIPCIÓN Y TIPOS

Las glándulas suprarrenales son órganos de forma triangular que se localizan encima de los riñones. Son las principales responsables de la liberación de hormonas que tienen un efecto estimulante sobre el corazón, el flujo sanguíneo y la dilatación de las arterias.

Cada glándula suprarrenal se divide en una corteza externa y una médula interna. La corteza suprarrenal sintetiza hormonas esteroideas que mantienen la presión arterial y el equilibrio hidrosalino. La médula suprarrenal procede de las células nerviosas y es una fuente de catecolaminas (adrenalina y noradrenalina), las “hormonas del estrés” que aumentan la vigilancia, la fuerza y la rapidez ante situaciones de urgencia.

El síndrome de Cushing se caracteriza por una producción excesiva de cortisol, una hormona liberada por las glándulas suprarrenales que interviene en la respuesta al estrés y mantiene la presión arterial y la función del corazón, entre otras cosas. aunque no se diagnostica en muchas personas. Su aparición es tres veces más probable en las mujeres que en los varones.

La causa más frecuente de síndrome de Cushing es un adenoma (tumor) benigno en una glándula suprarrenal que produce una cantidad excesiva de cortisol. Algunos pacientes presentan un problema similar denominado enfermedad de Cushing, que está ocasionada por un tumor de la hipófisis. El tumor genera corticotropina (ACTH), la cual, a su vez, indica a la glándula suprarrenal que produzca cortisol.

Otras causas menos frecuentes son el uso prolongado de corticoides (como prednisona) para tratar la artritis reumatoide, el lupus o el asma y tumores benignos o malignos ubicados en otras regiones del organismo que producen ACTH (síndrome de secreción ectópica de ACTH).

...Y EL MD ANDERSON

DIAGNOSTICAR

 

Síntomas del síndrome de Cushing

  • Exceso de grasa en el cuello, la parte superior de la espalda y la cara
  • Piel delgada que sangra con facilidad y cicatriza lentamente
  • Marcas de estiramiento de color rojo o púrpura en el abdomen, los muslos o las mamas
  • Cansancio
  • Insomnio y otros trastornos del sueño

TRATAR

Cirugía

La cirugía es el tratamiento de primera línea de los cánceres y otras enfermedades de las glándulas suprarrenales. Normalmente, se extirpa toda la glándula suprarrenal afectada (suprarrenalectomía). Cuando se extirpan las dos glándulas suprarrenales, los pacientes tendrán que recibir tratamiento hormonal durante el resto de su vida.

 

Suprarrenalectomía laparoscópica

Algunos pacientes cuidadosamente seleccionados pueden someterse a una suprarrenalectomía laparoscópica, una técnica quirúrgica mínimamente invasiva. Se practican tres o cuatro incisiones de un centímetro en el abdomen o la espalda para introducir el laparoscopio, que es una cámara situada en el extremo de un tubo largo y fino, así como pequeños instrumentos que permiten desplazar los órganos próximos y extirpar la glándula suprarrenal afectada. Los cirujanos observan su evolución en monitores de vídeo montados sobre la mesa de quirófano. Se extirpa la glándula suprarrenal del riñón y se introduce en una bolsa de plástico para su extracción por una de las incisiones quirúrgicas. Los pacientes obesos o que se han sometido a cirugía abdominal previa son buenos candidatos a un procedimiento retroperitoneal, en el que las incisiones se practican en la espalda en lugar de en el abdomen.

Una suprarrenalectomía laparoscópica suele durar en torno a 1-2 horas, si bien puede prolongarse más tiempo en casos complejos. En general, los pacientes tienen estancias hospitalarias más breves, una menor pérdida de sangre y unos tiempos de recuperación más cortos que con las técnicas quirúrgicas convencionales.

Los mejores candidatos a una suprarrenalectomía laparoscópica son los pacientes con:

Otros candidatos a laparoscopia son los pacientes con metástasis aisladas en una glándula suprarrenal procedentes de otros focos (pulmón, mama y melanoma).

 

Otros tratamientos

La mejor forma de tratar a los pacientes con sospecha de carcinomas corticosuprarrenales es mediante una intervención quirúrgica abierta convencional para extirpar el tumor y otros tejidos afectados. En los pacientes con carcinoma corticosuprarrenal avanzado puede utilizarse quimioterapia con mitotano para aliviar los síntomas debidos a la progresión de la enfermedad. Este tipo de cáncer no es sensible a la radioterapia.

VIVIR

El cáncer es un recorrido que ninguna persona tiene por qué hacer sola. Hay muchas formas de apoyo que le ayudarán en cada una de las etapas del cáncer: diagnóstico, tratamiento y supervivencia. Independientemente de que se reúna con otros supervivientes de cáncer como usted o de que utilice terapias complementarias o mecanismos de afrontamiento individuales, ha de saber que cuenta con apoyo disponible en distintas formas. A continuación se indican tan solo algunas formas de encontrar ayuda y esperanza.

Grupos de apoyo

La reunión con otros pacientes con cáncer en un grupo de apoyo es una herramienta de afrontamiento útil. Los grupos de apoyo suelen estar centrados en una única enfermedad o tema, como supervivientes de un cáncer de mama o personas que afrontan los efectos secundarios cruciales del cáncer o su tratamiento. Estos grupos permiten que los participantes conozcan a otras personas como ellos y se den fuerza entre sí. La mayoría de las principales ciudades y hospitales oncológicos ofrecen grupos de apoyo que se reúnen de forma semanal o mensual. También existen docenas de sitios web de apoyo por Internet o listas de mensajes para quienes no tengan acceso a una reunión tradicional.

Terapias complementarias

Las terapias complementarias se utilizan junto con el tratamiento del cáncer en un intento de reducir los efectos secundarios del tratamiento, aliviar la depresión y la ansiedad y ayudar a que los pacientes con cáncer se quiten de la cabeza los aspectos negativos de su situación. Entre las terapias complementarias figuran ejercicios mente-cuerpo como yoga, Tai Chi y Qi gong, visualización o imágenes guiadas, uso del arte o la música como terapia, autoexpresión personal y medicina oriental tradicional, como la acupuntura.

Actividad física

El hecho de mantenerse físicamente activo en la medida de lo posible durante el tratamiento del cáncer tiene muchos efectos beneficiosos positivos. La actividad física estimula la liberación de endorfinas, unas hormonas que contribuyen a elevar el estado de ánimo, así como a disminuir la sensación de cansancio.

Los ejercicios para pacientes con cáncer varían entre estiramientos sencillos que se hacen en la cama o en un sillón y otras actividades más activas, como caminar o hacer labores de jardinería ligeras. No obstante, es importante que no haga demasiado esfuerzo. Hable con su médico antes de iniciar una actividad física para cerciorarse de que se encuentra apto para ello.

Diarios y blogs

Muchas personas consideran útil llevar un diario de su experiencia con el tratamiento del cáncer. Puede ser tan sencillo como anotar los síntomas y efectos secundarios en un cuaderno o bien puede incluir emociones y opiniones personales acerca de lo que están experimentando. Los diarios pueden ser privados o bien compartirse con los seres queridos e incluso con desconocidos.

Cada vez más, la gente recurre a Internet para compartir su “recorrido por el cáncer” con el mundo en general y para buscar otras personas con experiencias similares. Muchos pacientes con cáncer han comenzado sus propios “blogs” para divulgar su lucha contra el cáncer. Twitter, una tecnología de miniblogs que limita las entradas a 140 caracteres, también ha resultado una herramienta útil para que los pacientes con cáncer mantengan actualizados a sus amigos y contacten con otras personas.

Departamentos

Eventos

30 Septiembre 2015
Jornada organizada por MD Anderson Cancer Center Madrid y la Fundación Más Que Ideas con el objetivo de ofrecer información sobre técnicas de radioterapia a pacientes y familiares, así como sobre el manejo emocional y físico de efectos secundarios....