Trastornos mieloproliferativos

DESCRIPCIÓN Y TIPOS

Los trastornos mieloproliferativos, o TMP, son un grupo de enfermedades hematológicas (de la sangre) que afectan a la producción de células sanguíneas en la médula ósea. Los TMP se caracterizan por una producción excesiva de ciertos tipos de células, sobre todo eritrocitos (o glóbulos rojos, que transportan el oxígeno), plaquetas (que contribuyen a la coagulación de la sangre) y leucocitos (o glóbulos blancos, que combaten las enfermedades).

Los TMP pueden aparecer a cualquier edad y no tienen causa conocida. Los síntomas, el pronóstico y la progresión varían en función de la edad del paciente, la salud y el tipo de enfermedad. Algunos pacientes presentan una enfermedad de progresión lenta que quizá no precise tratamiento aparte de una vigilancia estrecha, mientras que otros pueden progresar a estadios más avanzados o una leucemia mieloide aguda.

Tipos de TMP

La mielofibrosis idiopática crónica (MFIC) afecta a los eritrocitos y granulocitos, un tipo de leucocitos. Las células no maduran normalmente y tienen una forma irregular. La MFIC también produce un engrosamiento o cicatrización de las fibras que hay en el interior de la médula ósea, lo que disminuye la producción de eritrocitos y provoca anemia.

La policitemia vera (PV) se debe a una producción excesiva de eritrocitos en la médula ósea, que posteriormente se acumulan en la sangre. A menudo, el bazo se hincha conforme se van acumulando células sanguíneas en su interior, lo que causa dolor o sensación de plenitud en el lado izquierdo. El picor en todo el cuerpo es un síntoma frecuente de PV.

La trombocitemia esencial (TE) alude a una situación en la que la cifra de plaquetas de la sangre es muy superior a la normal, mientras que otros tipos de células sanguíneas son normales. Las plaquetas adicionales hacen que la sangre sea más "pegajosa", lo que ralentiza el flujo sanguíneo.

La leucemia eosinófila crónica/síndrome hipereosinófilo (SHE) se caracteriza por un número mayor de lo normal de los leucocitos encargados de luchar contras las reacciones alérgicas y algunas infecciones parasitarias (eosinófilos). Los pacientes pueden experimentar picor, hinchazón alrededor de los ojos y labios, así como de las manos y los pies. En algunos casos, el SHE puede progresar rápidamente a una leucemia mieloide aguda.

La mastocitosis sistémica (MS) afecta a los mastocitos, que se encuentran en la piel, el tejido conjuntivo y el revestimiento del estómago y el intestino. Los mastocitos actúan como un sistema de alarma que señala a las células sanguíneas que combaten la enfermedad las zonas diana del cuerpo en que resultan necesarias. Posiblemente también actúan en la cicatrización de las heridas. La MS se debe a que se acumulan demasiados mastocitos en los tejidos del organismo, lo que, con el tiempo, puede afectar al bazo, la médula ósea, el hígado o el intestino delgado.

Síntomas

Algunos síntomas de TMP son comunes a todas las enfermedades hematológicas como los indicados a continuación, aunque algunos tipos de TMP cursan con síntomas específicos. No todas las personas con TMP manifiestan síntomas, sobre todo en las fases iniciales, o pueden ser indicativos de otros problemas de salud.

  • Dolor de cabeza
  • Cansancio
  • Dificultad respiratoria
  • Formación fácil de hematomas o hemorragias
  • Petequias (manchas rojas diminutas bajo la piel)
  • Pérdida de peso inexplicada
  • Sudores nocturnos
  • Fiebre

La presencia de uno o más de los síntomas citados no implica necesariamente que tenga un TMP. Sin embargo, es importante que consulte estos síntomas a su médico, ya que pueden indicar otros problemas de salud.

...Y EL MD ANDERSON

PREVENIR

Prevención y cribado

Los TMP pueden aparecer a cualquier edad y no tienen causa conocida. No se conocen modificaciones de los hábitos de vida que puedan aplicarse para reducir el riesgo de padecer TMP.

DIAGNOSTICAR

Diagnóstico

Cuando se sospeche un TMP, se solicitarán análisis de sangre. Los resultados de estos análisis de sangre pueden validar la sospecha, si bien quizá sea necesaria una biopsia de la médula ósea para confirmar definitivamente el diagnóstico.

 

TRATAR

Tratamiento

Los tratamientos para los TMP se utilizan generalmente para controlar los síntomas de la enfermedad. Dependiendo del tipo de TMP y de los síntomas experimentados por los pacientes, pueden emplearse distintos medicamentos.

Los tratamientos más utilizados para la TE y la PV son hidroxicarbamida, anagrelida e interferón alfa. El ácido acetilsalicílico suele ser beneficioso en los pacientes con TE y PV. La flebotomía puede ser una medida indispensable en los pacientes con PC y un recuento elevado de eritrocitos.

Los pacientes con MFIC presentan recuentos bajos de células sanguíneas y esplenomegalia. Los que tienen un recuento bajo de eritrocitos pueden recibir una transfusión de sangre. Aquellos con un recuento bajo de plaquetas pueden beneficiarse de una transfusión de plaquetas. Los factores de crecimiento que estimulan el crecimiento de las células de la médula ósea, administrados en forma de inyección bajo la piel, pueden resultar beneficiosos para los pacientes con recuentos bajos de células sanguíneas. Otros fármacos, como talidomida, esteroides y otras hormonas, cladribina y busulfán, pueden ayudar a tratar ciertos TMP. La radioterapia o la extirpación quirúrgica del bazo también resultan útiles en determinadas circunstancias.

VIVIR

El cáncer es un recorrido que ninguna persona tiene por qué hacer sola. Hay muchas formas de apoyo que le ayudarán en cada una de las etapas del cáncer: diagnóstico, tratamiento y supervivencia. Independientemente de que se reúna con otros supervivientes de cáncer como usted o de que utilice terapias complementarias o mecanismos de afrontamiento individuales, ha de saber que cuenta con apoyo disponible en distintas formas. A continuación se indican tan solo algunas formas de encontrar ayuda y esperanza.

Grupos de apoyo

La reunión con otros pacientes con cáncer en un grupo de apoyo es una herramienta de afrontamiento útil. Los grupos de apoyo suelen estar centrados en una única enfermedad o tema, como supervivientes de un cáncer de mama o personas que afrontan los efectos secundarios cruciales del cáncer o su tratamiento. Estos grupos permiten que los participantes conozcan a otras personas como ellos y se den fuerza entre sí. La mayoría de las principales ciudades y hospitales oncológicos ofrecen grupos de apoyo que se reúnen de forma semanal o mensual. También existen docenas de sitios web de apoyo por Internet o listas de mensajes para quienes no tengan acceso a una reunión tradicional.

Terapias complementarias

Las terapias complementarias se utilizan junto con el tratamiento del cáncer en un intento de reducir los efectos secundarios del tratamiento, aliviar la depresión y la ansiedad y ayudar a que los pacientes con cáncer se quiten de la cabeza los aspectos negativos de su situación. Entre las terapias complementarias figuran ejercicios mente-cuerpo como yoga, Tai Chi y Qi gong, visualización o imágenes guiadas, uso del arte o la música como terapia, autoexpresión personal y medicina oriental tradicional, como la acupuntura.

Actividad física

El hecho de mantenerse físicamente activo en la medida de lo posible durante el tratamiento del cáncer tiene muchos efectos beneficiosos positivos. La actividad física estimula la liberación de endorfinas, unas hormonas que contribuyen a elevar el estado de ánimo, así como a disminuir la sensación de cansancio.

Los ejercicios para pacientes con cáncer varían entre estiramientos sencillos que se hacen en la cama o en un sillón y otras actividades más activas, como caminar o hacer labores de jardinería ligeras. No obstante, es importante que no haga demasiado esfuerzo. Hable con su médico antes de iniciar una actividad física para cerciorarse de que se encuentra apto para ello.

Diarios y blogs

Muchas personas consideran útil llevar un diario de su experiencia con el tratamiento del cáncer. Puede ser tan sencillo como anotar los síntomas y efectos secundarios en un cuaderno o bien puede incluir emociones y opiniones personales acerca de lo que están experimentando. Los diarios pueden ser privados o bien compartirse con los seres queridos e incluso con desconocidos.

Cada vez más, la gente recurre a Internet para compartir su “recorrido por el cáncer” con el mundo en general y para buscar otras personas con experiencias similares. Muchos pacientes con cáncer han comenzado sus propios “blogs” para divulgar su lucha contra el cáncer. Twitter, una tecnología de miniblogs que limita las entradas a 140 caracteres, también ha resultado una herramienta útil para que los pacientes con cáncer mantengan actualizados a sus amigos y contacten con otras personas.

Departamentos

Eventos

30 Septiembre 2015
Jornada organizada por MD Anderson Cancer Center Madrid y la Fundación Más Que Ideas con el objetivo de ofrecer información sobre técnicas de radioterapia a pacientes y familiares, así como sobre el manejo emocional y físico de efectos secundarios....