Caida del Cabello

A la mayoría de los pacientes con cáncer que se someten a quimioterapia se les caerá el pelo, lo que puede alterar significativamente el aspecto. Los quimioterápicos actúan sobre las células de crecimiento rápido del organismo, pero no distinguen entre células cancerosas y otras células de crecimiento rápido como las de los folículos pilosos. La caída del pelo puede afectar a todo el cuerpo: cabeza, cara, extremidades, axilas y zona del pubis.

 

La aparición de caída del pelo depende del tipo y la dosis del fármaco contra el cáncer. Pregunte a su médico si la quimioterapia producirá caída del pelo para que pueda prepararse.

 

La caída suele comenzar 7-21 días después de comenzar el tratamiento y el pelo empieza a crecer de nuevo una vez finaliza el tratamiento, aunque este hecho sucede durante el tratamiento en algunas personas. El tiempo que tarda el pelo en crecer de nuevo puede variar entre 3 y 12 meses. En ocasiones, el nuevo pelo tendrá una textura o un color diferentes.

 

La caída del pelo inducida por la quimioterapia no puede prevenirse, pero sí existen varias formas de afrontarla:

 

  • Contemple la posibilidad de dejarse el pelo corto o de afeitarse la cabeza cuando comience la caída del cabello
  • Use champús suaves y cepillos blandos
  • Evite los secadores de pelo, las planchas para rizar el pelo y otros dispositivos calientes
  • Mantenga el cuero cabelludo limpio y humidificado para evitar problemas de piel
  • Protéjase el cuero cabelludo del sol con sombreros, pelucas o filtros solares
  • Sea creativo: use bufandas coloridas, turbantes o sombreros. Asegúrese de que las prendas para la cabeza no estén demasiado apretadas ni irriten el cuero cabelludo.
  • Las pelucas constituyen una opción, aunque las de buena calidad pueden ser caras. Algunos planes de seguros ayudan a sufragar el coste de una peluca.
  • ¡Asuma su calvicie!