Cuidado bucal

Una buena atención bucal es importante durante el tratamiento del cáncer. Algunos quimioterápicos producen úlceras (llagas) en la boca y la garganta, así como sequedad, irritación o hemorragia. Las úlceras bucales pueden infectarse, por lo que es importante que practique una buena higiene bucal y que informe al equipo médico de cualquier síntoma.

 

Para mantener sanas la boca, las encías y la garganta durante el tratamiento del cáncer:

  • Acuda al dentista antes del inicio de la quimioterapia para que le haga una limpieza dental y corrija problemas tales como cavidades, abscesos, enfermedad gingival o mal ajuste de dentaduras postizas
  • Cepíllese los dientes y las encías después de cada comida con un cepillo de dientes blando y una presión suave
  • Enjuague bien el cepillo de dientes después de cada uso y guárdelo en un lugar seco
  • Evite los colutorios comerciales que contienen una cantidad elevada de sal o alcohol

 

Atención bucal para pacientes tratados con quimioterapia

El tratamiento con quimioterapia puede causar efectos secundarios en la boca. Estos efectos secundarios comprenden dolor y úlceras en la boca o la garganta, problemas de dientes y encías y problemas en las glándulas que producen la saliva. Estos efectos secundarios pueden ser dolorosos y dificultar que coma, hable y trague. Además, la quimioterapia aumenta el riesgo de contraer una infección. Las úlceras bucales pueden infectarse por los numerosos microorganismos que viven en la boca, lo que puede originar problemas graves. Es importante tomar todas las medidas posibles para evitar la aparición de estos problemas.

 

Problemas bucales que puede provocar la quimioterapia

  • Llagas (úlceras) en la boca o la garganta
  • Dolor en la boca o las encías
  • Infección
  • Ardor, descamación o hinchazón de la lengua
  • Cambios en la consistencia de la saliva o sequedad de boca
  • Alteración del sentido del gusto

 

Cómo evitar la aparición de úlceras bucales

 

Mantenga un buen cuidado de la boca Si alguna vez ha experimentado un problema bucal o dental (por ejemplo, hemorragia gingival al cepillarse los dientes, roturas o empastes dentales, dientes sensibles o dolorosos  con los cambios de temperatura, irritación o inflamación de las encías por las muelas del juicio, piorrea (enfermedad periodontal), pérdidas de dientes o irritación persistente por dentaduras postizas), informe a su oncólogo o enfermera de este trastorno. Quizá le recomienden consultar a uno de los dentistas oncológicos del hospital.

Si es posible, intente acudir a su dentista al menos 2 semanas antes de iniciar la quimioterapia. Asegúrese de informarle de sus valores sanguíneos, quimioterápicos y pauta de tratamiento. Asegúrese de darle a su dentista el nombre de su oncólogo para que ambos puedan ponerse en contacto en relación con la prestación de una atención dental segura. Una visita al dentista puede ayudar a prevenir problemas graves de la boca y reducir la cantidad de efectos secundarios que experimente. Quizá también desee acudir al dentista oncológico del hospital.

Utilice un cepillo dental de cerdas blandas y un dentífrico con flúor de sabor normal sin control del sarro.

Intente cepillarse los dientes, las encías y la lengua después de cada comida y siempre al acostarse.

 

Tras cepillarse los dientes, enjuáguese la boca con una solución de bicarbonato. No utilice un colutorio de los que se adquieren en una tienda. Estos colutorios contienen alcohol y pueden irritar la boca. Puede elaborar su propio colutorio en casa. Para ello, mezcle tres cuartas partes de una cucharilla de café de bicarbonato en un recipiente de 500 ml de agua o media cucharilla de café de bicarbonato en un recipiente de 250 ml de agua.

Si no puede cepillarse los dientes después de las comidas, enjuáguese la boca con agua. Si emplea seda dental de forma muy regular (es decir, a diario), utilice una seda dental encerada. Si el uso de seda dental no es uno de sus hábitos normales de higiene, consulte a su médico antes de empezar a utilizarla. El uso de seda dental ha de tener en cuenta los recuentos de células sanguíneas. Cuando las plaquetas descienden por debajo de 50.000/µl, puede modificar el uso de seda dental, manteniéndola sobre las encías al retirar los alimentos de entre los dientes.

Tenga cuidado al ponerse o quitarse dentaduras postizas totales o parciales. En caso de que éstas ajusten mal, puede optar por quitárselas por completo ya que pueden dañar los tejidos bucales durante la quimioterapia y provocar una alteración de su tratamiento. Al acostarse, ponga a remojo la dentadura postiza en un producto comercial. Quítese la dentadura postiza los días que vaya a recibir quimioterapia. Se sabe que las dentaduras postizas aumentan las náuseas y los vómitos con la quimioterapia. Cuando la dentadura postiza no ajuste bien, quítesela hasta después de que finalice la quimioterapia. Quítese la dentadura postiza si los recuentos de células sanguíneas son bajos. Su médico o enfermera le explicará los recuentos de células sanguíneas y le indicará cuándo debe quitarse la dentadura postiza.

 

Instrucciones especiales cuando el recuento de plaquetas es inferior a 50.000/µl

Después de las comidas y al acostarse, cepíllese los dientes con un cepillo de dientes muy blando con dentífrico. Dado que las cerdas de los cepillos de dientes blandos son más blandas, los movimientos de cepillado deben ser más lentos para permitir que las cerdas fluyan por la línea de las encías y eliminen los alimentos y los depósitos de placa.

Después del cepillado, enjuáguese la boca con una solución de bicarbonato. (Véase la receta de colutorio más arriba.)

Si observa úlceras, hemorragia, placas blancas o un recubrimiento blanco de la lengua, informe a su médico o enfermera.

Es muy importante que lleve una dieta blanda y no irritante cuando tenga recuentos bajos de células sanguíneas. (No coma alimentos crujientes y abrasivos como patatas fritas, palomitas, barritas de muesli, etc.)

Si tiene alguna duda o pregunta, póngase en contacto con su médico o enfermera.

 

Cómo mantener húmeda la boca y los labios  

Los labios y el interior de la boca pueden comenzar a secarse como consecuencia de la fiebre y los medicamentos. Puede hacer lo siguiente para mantener húmeda la boca:

Enjuáguese la boca con agua o solución de bicarbonato con mucha frecuencia.

Beba entre 8 y 12 vasos de 250 ml (entre 2 y 3 litros) de líquidos no alcohólicos y sin cafeína al día.

Chupe (no mastique) trocitos de hielo o polos. También puede masticar chicle sin azúcar.

Lubrique los labios y las comisuras de la boca con un bálsamo de labios sin sabor (no con vaselina). Solicite a su dentista o farmacéutico sugerencias de marcas concretas.

Informe a su médico o enfermera si sigue notando seca la boca.

 

Cómo favorecer la atención bucal con lo que come

Para evitar la aparición de úlceras, coma solo aquellas cosas que sienta bien en la boca. Coma alimentos como caldo, gelatina, budines, batidos, cereales cocinados y barritas de zumo congeladas con un palo. Coma alimentos calientes o fríos. Intente no pasar de comer un alimento muy caliente a otro muy frío. Procure tomar bocados más pequeños de alimentos, masticar lentamente y beber sorbos de líquido con las comidas. Beba entre 8 y 12 vasos de 250 ml (entre 2 y 3 litros) de líquidos sin alcohol ni cafeína al día (como zumos no ácidos o bebidas energéticas).

 

Cómo tratar las úlceras bucales

Cuando la boca presenta demasiadas úlceras para cepillarse los dientes, hay algunas cosas que puede hacer para ayudar a que la boca se sienta mejor. En caso de que la boca siga con úlceras, informe a su médico o enfermera.

Enjuáguese la boca bien con agua después de cada comida. Además, enjuáguese la boca con un colutorio recetado o hecho en casa. (Véanse las instrucciones de la página 2.) Enjuáguese cada 2 a 3 horas durante las horas de vigilia.

No coma alimentos ácidos ni picantes, como naranjas y chile picante, que pueden producir quemazón y picor. No coma alimentos duros como patatas fritas o tostadas. Si tiene alguna pregunta sobre los alimentos que puede comer, consulte a su enfermera, médico o dietista. Quizá desee consultar el “Tratamiento de las úlceras de la boca y la garganta”. Si no dispone de este documento, pida una copia a su médico.

 

Qué debe hacer si presenta úlceras bucales

Si presenta llagas (úlceras) en la boca, informe a su médico o enfermera. Si las úlceras son dolorosas o le impiden comer, pida a su médico que le indique un producto de venta sin receta que pueda aplicar en las úlceras para aliviar el dolor.

Tome alimentos fríos o tibios; elija alimentos blandos, líquidos, triturados o húmedos; evite los alimentos ácidos, salados, picantes y muy sazonados irritantes. Si las úlceras son importantes, quizá tenga que comer alimentos finamente triturados o en puré. Si desea más información, consulte el “Tratamiento de las úlceras de la boca y la garganta”. Si no dispone de este documento, pida una copia a su médico.