Manejo de los Medicamentos

El tratamiento del cáncer suele conllevar la toma de muchos medicamentos. Además de los medicamentos relacionados directamente con el tratamiento, los pacientes con cáncer también pueden recibir medicamentos para aliviar el dolor, las náuseas, los recuentos bajos de células sanguíneas y otros síntomas relacionados con el tratamiento o el cáncer. Algunos pacientes llegan a tomar 20 comprimidos al día, de modo que hacer un seguimiento de los fármacos puede suponer todo un reto. Con un poco de organización, puede cerciorarse de que está tomando la medicación correcta en el momento oportuno y evitar errores de administración.

La organización de los medicamentos puede hacer más sencilla su vida y ayudarle a obtener el máximo beneficio posible del tratamiento.

 

Mantenimiento de un registro de los medicamentos

Lleve una lista maestra de todos sus medicamentos. Este registro debe incluir información básica, como su nombre, número de teléfono personal y laboral, grupo sanguíneo, enfermedades, persona de contacto en caso de emergencia, nombre y número de teléfono de su médico y una lista de las alergias a alimentos o medicamentos. Lleve la lista de medicamentos consigo y enséñela en todas las visitas médicas.

Incluya la información siguiente sobre medicamentos concretos:

  • Nombre y concentración del medicamento
  • Instrucciones de administración
  • Color del comprimido
  • Motivo por el que lo está tomando
  • Momento en que empezó a tomarlo
  • Interacciones con alimentos o medicamentos
  • Todos los medicamentos de venta sin receta, vitaminas y suplementos de herbolario que esté tomando. Algunos de ellos pueden interaccionar con la medicación que se le ha recetado e interferir posiblemente en su eficacia

 

Organización de los medicamentos

Hay diversas maneras de ayudarle a recordar cuándo ha de tomar su medicación. Elija el sistema que le vaya mejor.

 

Organizadores de comprimidos: estos contenedores, disponibles en distintas formas y tamaños en las farmacias, tienen compartimientos para los comprimidos que deben tomarse cada día o a diferentes horas del día. Algunos disponen de cierres de seguridad a prueba de niños, alarmas de recuerdo y dispensadores automáticos de comprimidos. También hay un surtido de alarmas y relojes que le indican la hora de tomar la medicación.

 

Cree su propio organizador: coloque los comprimidos de cada día en una taza pequeña (o en dos tazas si toma medicamentos a diferentes horas del día). Si tiene que tomar pastillas varias veces a lo largo del día, una caja de huevos vacía puede ser un organizador eficaz. Numere las 12 secciones del estuche como si fueran las 12 horas del día. Coloque la medicación que debe tomar en cada hora en el espacio correspondiente.

 

Gráficos y calendarios: anote su régimen de medicamentos en un calendario y tache los elementos cuando haya tomado esos comprimidos. También puede utilizar pegatinas de distintos colores en la tapa de cada frasco de medicamento. Cada vez que tome el medicamento, coloque una pegatina del mismo color en el calendario como recordatorio visual de los comprimidos que ha tomado.