Nutrición

El mantenimiento de la nutrición es especialmente importante mientras esté recibiendo tratamiento contra el cáncer. Una buena nutrición incluye un equilibrio de proteínas, grasas, líquidos, vitaminas y minerales. Ayuda al organismo a cicatrizar, combatir las infecciones y mantener la salud general. El cáncer y su tratamiento afectan al organismo de diferentes formas. Por ejemplo, pueden modificar el modo en que degusta, traga o mastica los alimentos, así como modificar temporalmente la forma en que el organismo utiliza los alimentos.

El MD Anderson ofrece soporte nutricional completo a los pacientes para hacer frente a los problemas de alimentación y apetito relacionados con el cáncer y su tratamiento.

A continuación se presentan algunos síntomas habituales de diversos tratamientos contra el cáncer, con un listado de consejos para ayudarle a superarlos. Se trata de consejos generales para síntomas básicos, ya que su médico facilitará el tratamiento de soporte más adecuado para cada situación y paciente.

 

Pérdida de apetito (Astenia)

  • Haga comidas pequeñas y más frecuentes
  • Aproveche los momentos en que tenga más hambre, habitualmente por la mañana
  • Haga un ejercicio ligero para estimular el apetito
  • Tenga alimentos listos para comer a mano tanto en casa como cuando esté en camino
  • En caso de que no sea capaz de comer, pídale al médico estimulantes del apetito

 

Náuseas/vómitos

  • En el caso de alimentos de olor fuerte, como brécol, intente comerlos fríos o tibios
  • Evite sus alimentos favoritos: si intenta comerlos y tiene náuseas, es posible que asocie esos alimentos con las náuseas
  • Coma galletas saladas secas o tostadas
  • Evite los alimentos  fritos y grasientos
  • Beba líquido entre las comidas en lugar de con los alimentos
  • Evite las prendas ajustadas
  • Tome nota cuando tenga náuseas. Puede ayudarle a determinar lo que le provoca las náuseas
  • Los alimentos o bebidas ácidas pueden ayudarle a asentar el estómago
  • Solicite medicación antiemética a su médico

 

Problemas de la boca y garganta

  • Evite los alimentos agrios, picantes o ácidos
  • Evite los alimentos rugosos que puedan irritar la garganta
  • Tome alimentos tibios, en lugar de fríos o calientes
  • Haga puré los alimentos con una batidora
  • Utilice una pajita para tomar bebidas o sopas
  • Use pulverizaciones o pastillas anestésicas para la garganta antes de comer
  • Practique una buena higiene bucal

 

Sequedad de boca

  • Tome sorbos de líquido con frecuencia para humedecerse la boca
  • Los alimentos y bebidas ácidas o dulces pueden ayudarle a aliviar la sequedad
  • Chupe caramelos o polos o mastique chicle
  • Tome alimentos con jugos y salsas para facilitar la deglución
  • Haga puré los alimentos antes de comer
  • Solicite saliva artificial a su médico

 

Cambios del gusto u olfato

  • Tome alimentos fríos o tibios
  • Enjuáguese la boca con agua, limonada o ginger ale para reducir el sabor amargo
  • Encuentre alternativas a las proteínas
  • Pruebe diferentes alimentos
  • Experimente con los aliños

 

Estreñimiento

  • Aumente el consumo de fibra
  • Tome bebidas calientes
  • Haga ejercicio ligero, que también puede estimular el apetito
  • Solicite laxantes a su médico

 

Diarrea

  • Limite el consumo de fibra, alimentos ricos en grasas, productos sin azúcar y productos (lácteos) con lactosa 
  • Beba mucho líquido
  • Aumente las fuentes de sodio y potasio

 

Alimentación por sonda

A fin de garantizar que reciba una nutrición adecuada durante el tratamiento del cáncer, el médico y el dietista podrían recomendarle una sonda de alimentación. Se trata de un tubo de plástico pequeño y flexible que ayuda al organismo a obtener las proteínas, calorías, vitaminas y líquidos que necesita.