Cirugía

La cirugía es la forma más antigua de tratamiento del cáncer. Aproximadamente el 60% de los pacientes con cáncer se someterá a cirugía, aislada o combinada con otros tratamientos.

 

Existen siete tipos de cirugía oncológica:

 

La cirugía curativa consiste sencillamente en la extirpación de un tumor canceroso. Va mejor en los cánceres localizados que aún no se han diseminado a otras partes del organismo y se sigue a menudo de radioterapia o quimioterapia para garantizar que se han extirpado todas las células cancerosas.

 

La cirugía preventiva se utiliza para evitar que se produzca el cáncer. Muchos cánceres de colon pueden prevenirse mediante la extirpación de pólipos precancerosos antes de que se conviertan en malignos. Una mujer con un riesgo muy alto de cáncer de mama puede optar por que le extirpen las mamas en lugar de preocuparse por contraer un cáncer de mama en etapas posteriores de la vida.

 

Cirugía diagnóstica (biopsia): en este procedimiento, el cirujano extirpa una parte o la totalidad de un tumor para examinarlo y determinar si es maligno. Una biopsia puede obtenerse de varias maneras:

 

Aspiración con aguja fina (AAF): se introduce una aguja en el tumor y se extrae material para inspeccionarlo al microscopio.

 

Biopsia por incisión o escisión: el paciente recibe anestesia local o regional, que duerme la zona, y se practica una pequeña incisión en la piel. El cirujano extirpa un trozo de un tumor grande (incisión) o la totalidad de la masa (escisión) para examinarlo con detenimiento. Cuando el tumor se encuentra en el tórax o el abdomen, se utiliza anestesia general.

 

La cirugía de estadificación se emplea para determinar la extensión de un cáncer. Este procedimiento puede realizarse en ocasiones sin incisión utilizando pequeñas cámaras (escopios) acopladas a un tubo flexible, que se introducen por los orificios naturales del cuerpo. Un endoscopio se utiliza en cavidades corporales y órganos huecos tales como pulmones, intestino y vías urinarias. Además de permitir que los cirujanos vean la zona sospechosa, estos dispositivos permiten tomar una muestra de tejido. Un laparascopio se usa para visualizar la cavidad abdominal. Una laparotomía consiste en una pequeña incisión en la cavidad abdominal, realizada bajo anestesia general. Las laparotomías se utilizan cuando la zona sospechosa no puede examinarse mediante procedimientos menos invasivos.

 

La cirugía de apoyo se utiliza para complementar otros tratamientos contra el cáncer. Por ejemplo, algunos dispositivos de quimioterapia requieren la colocación de un puerto (dispositivo de conexión) bajo la piel.

 

La cirugía reconstructiva devuelve al organismo un aspecto o función normal o casi normal tras el tratamiento del cáncer. La cirugía reparadora más frecuente es la reconstrucción de una mama después de una mastectomía. La reconstrucción facial y los implantes testiculares también son ejemplos de cirugía reconstructiva.

 

La cirugía paliativa se usa únicamente para aliviar el dolor, la discapacidad u otras complicaciones derivadas de un cáncer avanzado. La cirugía paliativa puede mejorar la calidad de vida, pero no es una cura ni un tratamiento antineoplásico.