Cuidados paliativos

La Organización Mundial de la Salud define los cuidados paliativos como la asistencia que se centra en los pacientes con enfermedades potencialmente mortales. El objetivo de los cuidados paliativos consiste en prevenir y aliviar el sufrimiento de los pacientes con cáncer y en ofrecer la mejor calidad de vida posible, con independencia de la edad, el estadio del cáncer y los planes de tratamiento.

 

Muchas personas creen que los cuidados paliativos solo son para pacientes con cánceres que no se pueden tratar o que están cerca del final de la vida. De hecho, los cuidados paliativos son más útiles cuando se inician junto con el tratamiento del cáncer. De este modo pueden ayudar a tratar los síntomas habituales provocados por los fármacos y garantizar la mejor calidad de vida. Por este motivo, a menudo se alude a los cuidados paliativos como medidas de apoyo o control sintomático. Cuando no puede tratarse el cáncer del paciente, el objetivo de los cuidados paliativos deriva hacia la asistencia terminal, que a menudo se presta en una residencia para enfermos terminales.

 

Los cuidados paliativos consisten en:

  • Tratamiento del dolor y otros síntomas físicos, como cansancio, náuseas, estreñimiento, problemas para dormir y pérdida de apetito y peso.
  • Tratamiento de síntomas emocionales, como depresión y ansiedad.
  • Asistencia al final de la vida.

Asistencia al final de la vida

 

Cada persona con cáncer terminal tiene diferentes necesidades y sentimientos a medida que se acercan sus últimos días. Los cuidados paliativos pueden ayudar a que el paciente y su familia:

 

Se preparen para los detalles de la muerte. Han de comentarse ciertos detalles, como el testamento y los preparativos del funeral, para que puedan tomarse decisiones importantes. Estas conversaciones pueden ser difíciles, pero el equipo de cuidados paliativos de su hospital puede ayudar ofreciendo información y recursos. El equipo de cuidados paliativos también puede proporcionar formularios de voluntades anticipadas, en los que se indican los deseos del paciente en relación con las medidas de reanimación y otras decisiones en la fase terminal.

 

Afronten los sentimientos relacionados con la muerte. Se refiere a encontrar formas de sentirse mejor tanto espiritual como emocionalmente. Puede consistir en hablar, consultar a un pastor u otro asesor religioso, ver fotografías, escuchar música o escribir en un diario. En caso necesario, un asistente social o terapeuta puede ayudar a los miembros de la familia a afrontar sus sentimientos.

 

Decidan dónde se prestará la asistencia terminal. Cuando el paciente sigue en su domicilio, el equipo de cuidados paliativos puede ayudar a que el cuidador decida cuándo se inicia la asistencia terminal. También puede recomendar instalaciones especiales y otros recursos que prestan asistencia terminal.

 

Hagan que el paciente se sienta cómodo. Consiste en tratar síntomas tales como dolor, cansancio, dificultad para respirar y otros problemas.

 

Asistencia terminal

La asistencia terminal es un tipo de cuidados paliativos para pacientes con cánceres que no se pueden tratar. Para poder optar a estos servicios, el médico debe certificar que se prevé que el paciente no viva más de seis meses.

 

Este tipo de asistencia puede prestarse en el domicilio del paciente, en el hospital, en centros asistidos o en una residencia. Algunas organizaciones de cuidados paliativos cuentan con instalaciones en las que los pacientes pueden permanecer durante un período breve de tiempo para el tratamiento de síntomas incontrolados o para proporcionar un descanso a los familiares o amigos que han estado cuidando del paciente.