Medicina complementaria e integradora

Los términos “medicina complementaria” y “medicina alternativa” se utilizan a menudo indistintamente; sin embargo, se trata de dos abordajes diferentes del tratamiento de la enfermedad. La medicina complementaria se emplea además de la medicina convencional, o para complementarla; la medicina alternativa sustituye al tratamiento convencional. La medicina convencional, también conocida como establecida, occidental, alopática o habitual, la practican licenciados en medicina u osteopatía. Aunque es poco probable que un médico que ejerce la medicina convencional recomiende un tratamiento realmente alternativo, algunos médicos “convencionales” sí ejercen la medicina complementaria o alternativa o pueden recomendar un tratamiento complementario.

 

No se ha demostrado que funcionen tratamientos tales como acupuntura, yoga, productos de herbolario y suplementos nutricionales u homeopatía, si bien algunos de ellos cuentan con datos que respaldan su uso. La lista de prácticas que se consideran medicina alternativa y complementaria cambia continuamente a medida que se aceptan prácticas y tratamientos que resultan seguros y eficaces como prácticas sanitarias establecidas.

 

Los pacientes pueden utilizar la medicina complementaria para fines de:

  • Prevención de la enfermedad
  • Tratamiento de síntomas
  • Incremento del bienestar (calidad de vida, sensación comunicada de bienestar)
  • Mejora de la eficacia del tratamiento

Muchos pacientes refieren que los tratamientos complementarios son útiles, mientras que otros no han obtenido efecto alguno o han comunicado problemas. Es importante que su médico conozca los tratamientos que esté utilizando, así como que los tratamientos que reciba procedan de un médico cualificado. Muchos pacientes con cáncer emplean terapias complementarias, pero no deberían constituir la única fuente de tratamiento.

 

Antes de probar un tratamiento de medicina alternativa y complementaria es importante tener en cuenta:

  • Seguridad (idoneidad para su enfermedad, control de calidad de los productos de herbolario y suplementos, etc.)
  • Eficacia
  • Coste en tiempo y dinero
  • Credenciales del terapeuta