Reconstrucción de la mama

En la cirugía de reconstrucción de la mama, un cirujano plástico recrea total o parcialmente una mama que ha sido extirpada quirúrgicamente. Se lleva a cabo con un implante mamario o con tejido procedente de otra parte del cuerpo. El objetivo de la reconstrucción es que la mama muestre un aspecto natural y equilibrado cuando la paciente esté vestida.

 

Entre las candidatas a reconstrucción de la mama figuran las mujeres que:

  • Han sido diagnosticadas de cáncer de mama y se han sometido o van a someterse a una mastectomía (extirpación quirúrgica de la mama).
  • Han sido diagnosticadas de cáncer de mama y se han sometido o van a someterse a cirugía con conservación de la mama, como una mastectomía parcial o tumorectomía (extirpación quirúrgica del tumor y el tejido mamario circundante).
  • Son portadoras de una mutación genética y tendrán que someterse a una mastectomía profiláctica (extirpación de la mama no cancerosa para prevenir un cáncer).

Con las mejoras de los tratamientos, las técnicas de reconstrucción de la mama y los nuevos dispositivos médicos, existen distintas opciones. Los cirujanos pueden recrear una mama en el momento de la mastectomía o tras haberse sometido a ella. También pueden corregir mamas de forma defectuosa que pueden ser resultado de intervenciones con conservación de la mama.

 

La decisión relativa al mejor método de reconstrucción en su caso se tomará en consulta con el cirujano plástico, quien tendrá en cuenta sus preferencias personales, así como la forma del cuerpo, las intervenciones quirúrgicas previas, las enfermedades médicas presentes y las necesidades de tratamiento del cáncer. Todas las opciones de reconstrucción entrañan riesgos y beneficios y cada opción suele requerir varias intervenciones hasta alcanzar un resultado final.