Estudio de cribado del cáncer de mama

La frecuencia con la que debe hacerse pruebas para detectar el cáncer de mama depende de las probabilidades que tenga de contraer la enfermedad.

La presencia de uno o varios factores de riesgo de cáncer de mama no significa definitivamente que vaya a sufrir la enfermedad, sino que quizá tenga más probabilidades de padecer cáncer de mama. Si tiene un riesgo alto de cáncer de mama, es posible que tenga que empezar a hacerse estudios de cribado a una edad más temprana, someterse a pruebas adicionales o repetirlas con más frecuencia. Repase las listas siguientes para comprobar si su riesgo de cáncer de mama es normal o alto.

 

Riesgo alto

 

Las mujeres con un riesgo alto tienen más probabilidades de sufrir cáncer de mama que aquellas con un riesgo normal. Las mujeres con un riesgo alto son las que tienen:

  • Antecedentes de radioterapia del tórax
  • Mutaciones genéticas, incluidas anomalías en los genes BRCA 1 o BRCA 2, síndrome de Li-Fraumeni, CDH1, síndrome de Cowden o síndrome de Bannayan-Riley-Ruvalcaba
  • Antecedentes de carcinoma lobulillar in situ
  • Riesgo de cáncer de mama a cinco años del 1,7% o superior a partir de los 35 años, definido por un cálculo del modelo de Gail.
  • Riesgo de por vida de cáncer de mama del 20% o mayor, definido por modelos dependientes de los antecedentes familiares. Las mujeres con claros antecedentes familiares de cáncer de mama deben plantearse hablar con un asesor genético para obtener más información sobre estos modelos y para determinar su riesgo.

 

Riesgo normal

 

Si ninguno de los puntos anteriores se aplican en su caso, es posible que su riesgo de cáncer de mama sea normal.