Estudio de cribado del cáncer colorrectal

La frecuencia con la que debe hacerse pruebas para detectar el cáncer colorrectal   depende de las probabilidades que tenga de contraer la enfermedad.

La presencia de uno o varios factores de riesgo de cáncer colorrectal no significa definitivamente que vaya a sufrir la enfermedad, sino que quizá tenga más probabilidades de padecer cáncer colorrectal. Si tiene un riesgo alto o muy alto de cáncer colorrectal, es posible que tenga que empezar a hacerse estudios de cribado a una edad más temprana o repetir las pruebas con más frecuencia. Repase las listas siguientes para comprobar si su riesgo de cáncer colorrectal es normal, alto o muy alto.

 

Riesgo normal

 

Los varones y mujeres con un riesgo normal de cáncer colorrectal son aquellos:

  • Sin antecedentes personales de cáncer colorrectal ni de pólipos de colon precancerosos (adenomas)
  • Sin antecedentes familiares de cáncer colorrectal ni de pólipos de colon precancerosos (adenomas)
  • Sin antecedentes personales de enfermedad inflamatoria intestinal (colitis ulcerosa crónica o enfermedad de Crohn)
  • Sin antecedentes personales de poliposis adenomatosa familiar ni sospecha de poliposis adenomatosa familiar, pero que todavía no se han sometido a pruebas genéticas
  • Sin antecedentes personales de cáncer colorrectal no polipósico hereditario ni antecedentes familiares de cáncer colorrectal no polipósico hereditario

Riesgo alto

 

Los varones y las mujeres con un riesgo alto tienen más probabilidades de sufrir cáncer colorrectal que los que tienen un riesgo normal. Los varones y las mujeres con un riesgo alto son los que tienen:

  • Antecedentes personales de pólipos de colon precancerosos (adenomas)
  • Antecedentes personales de cáncer colorrectal
  • Antecedentes familiares de cáncer colorrectal o de pólipos precancerosos (adenomas), lo que significa que algún familiar ha tenido o tiene un cáncer colorrectal o pólipos precancerosos

Riesgo muy alto

 

Los varones y las mujeres con un riesgo de cáncer colorrectal muy alto tienen más probabilidades de presentar la enfermedad que los que tienen un riesgo alto. En este grupo se encuentran las personas que tienen:

  • Antecedentes personales de poliposis adenomatosa familiar o sospecha de poliposis adenomatosa familiar, pero que todavía no se han sometido a pruebas genéticas
  • Antecedentes personales o familiares de cáncer colorrectal no polipósico hereditario
  • Enfermedad inflamatoria intestinal (colitis ulcerosa crónica o enfermedad de Crohn)