Cribado del cáncer de pulmón

Los recientes resultados del National Lung Screening Trial (NLST, Ensayo estadounidense de cribado del cáncer de pulmón) indican que la tomografía computarizada (TC o TAC) puede detectar el cáncer de pulmón en las fases iniciales y reducir el riesgo de muerte por esta enfermedad. El NLST comparó la TC pulmonar con dosis bajas de radiación y la radiografía de tórax en personas con riesgo de cáncer de pulmón (varones y mujeres de 55 a 80 años que fumaban el equivalente a un paquete de cigarrillos al día desde hacía 30 años).

 

Los resultados del estudio revelaron una reducción del 20% de las muertes por cáncer de pulmón en las personas que se sometieron a un cribado anual con TC. Estos resultados alentadores respaldan la utilidad del cribado mediante TC con dosis bajas de radiación en una población seleccionada de fumadores y ex fumadores.

 

¿Quiénes deberían someterse a cribados del cáncer de pulmón?

 

Las personas candidatas al cribado del cáncer de pulmón:

  • Son fumadores o ex fumadores de 50 años de edad en adelante
  • Han fumado el equivalente a un paquete de cigarrillos al día durante al menos 20 años

Los datos actuales no justifican el cribado de personas que no hayan sido grandes fumadores o que solo hayan estado expuestas de forma pasiva al humo del tabaco. La realización de pruebas de cribado a todo el mundo puede ser más perjudicial que beneficiosa, ya que el cribado del cáncer de pulmón entraña ciertos riesgos. Por ejemplo, los médicos pueden detectar un nódulo pulmonar con sospecha de cáncer en cerca del 25% de los pacientes que se someten a una TC de cribado. Todas estas anomalías deben investigarse más a fondo para determinar si constituyen un cáncer, aunque solo unas pocas (menos del 4%) son en realidad un cáncer de pulmón.