Nuevas líneas de tratamiento en cáncer de próstata permiten destruir el tumor con hospitalizaciones inferiores a las 48 horas

El cáncer genitourinario es el más frecuente entre los españoles varones, ya que en la actualidad afecta a 35.000 hombres al año. La incontinencia urinaria y la disfunción eréctil son dos de las consecuencias más habituales tras superar los tratamientos.
Noviembre 08, 2011

 

  • Técnicas como la crioterapia o la cirugía laparoscópica reducen las consecuencias postoperatorias y permiten destruir los tumores con una mínima estancia que, en la mayoría de los casos, no superan las 48 horas de hospitalización

El cáncer genitourinario (vejiga, riñón, próstata…), con unas cifras que alcanzan los 40.000 pacientes (entre hombres y mujeres) al año en nuestro país, es el más frecuente entre los varones españoles, principalmente debido a la alta incidencia del cáncer de próstata (80X100.000 habitantes). Sin embargo, pese a que cada vez se reconocen más casos de cáncer urológico, en los últimos años se ha logrado disminuir notablemente su mortalidad, debido en gran parte al desarrollo de nuevas técnicas diagnósticas y de tratamiento, enfocadas a eliminar los tumores preservando al máximo la funcionalidad del paciente. Así lo han puesto de manifiesto a la sesión sobre cáncer genitourinario llevada a cabo en el marco del I Congreso Experiencia y futuro del tratamiento del cáncer: el reto de la medicina personalizada, organizado por el MD Anderson Cancer Center Madrid y The University of Texas MD Anderson Cancer Center de Houston que se celebró en octubre en Madrid

Según los expertos, el perfil tipo de paciente con cáncer genitourinario es el de un hombre mayor de 45 años. “Aunque el cáncer genitourinario  constituye en su conjunto el tumor más frecuente entre los varones españoles, en los últimos años se ha experimentado un notable progreso respecto tanto en su diagnóstico y tratamiento”, avanza el Dr. Carlos Núñez, jefe del Servicio de Urología del MD Anderson Cancer Center Madrid y uno de los principales ponentes de la sesión.

En la última década se ha producido una auténtica revolución en el tratamiento quirúrgico del cáncer genitourinario. “Gracias a esto, hoy contamos con métodos de tratamiento poco o mínimamente invasivos que han sustituido en la práctica general a la cirugía abierta tradicional”, indica el Dr. Núñez. En concreto, la aplicación de técnicas conservadoras como la crioterapia, basada en la aplicación de frío a niveles terapéuticos, consigue destruir los tumores, como los de próstata o de riñón, con una cirugía de mínima estancia que, en la mayoría de los casos, no supera las 48 horas de hospitalización, mientras que al mismo tiempo reduce las secuelas de los tratamientos convencionales.

En paralelo, técnicas como la cirugía laparoscópica o la cirugía robótica consiguen una reducción de las secuelas tanto a nivel de potencia sexual como a nivel de incontinencia que la cirugía tradicional tenía con respecto al cáncer de próstata y al cáncer de vejiga. Además, la cirugía laparoscópica ha conseguido una menor invasión en el tratamiento del cáncer de riñón, permitiendo una recuperación muy precoz y consiguiendo, en la mayoría de los casos, preservar la función renal.

A lo largo de la sesión, los ponentes han realizado una puesta al día sobre las diferentes alternativas que existen para actuar cuando fracasan los tratamientos previos, ya que hoy en día la cirugía laparoscópica o la crioterapia también consiguen recuperar a estos pacientes aunque el tratamiento inicial haya fracasado. En concreto, la cirugía laparoscópica permite operar casi la totalidad de los casos de próstata, las cistectomías en cáncer de vejiga infiltrante y las tumorectomías renales, entre otros.

Uno de los temas más novedosos de la reunión centró la atención de los asistentes en el abordaje focal que se realiza en el MD Anderson Cancer Center para el tratamiento del cáncer de próstata, principalmente en aquellos casos en los que el tumor está muy localizado. “Existe una creencia generalizada sobre que las secuelas del cáncer genitourinario, principalmente el de próstata, son irreversibles y que todos los pacientes van a padecer disfunción eréctil e incontinencia urinaria el resto de su vida. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la inmensa mayoría de los pacientes se recuperan de estas complicaciones y disfrutan de una calidad de vida plena”, advierte el Dr. Núñez. Así, a través del empleo de estas técnicas focales los especialistas consiguen, en la mayoría de los casos, preservar al máximo posible tanto la potencia sexual como la continencia urinaria de los pacientes.

Además, los especialistas siguen haciendo hincapié en que el diagnóstico precoz es fundamental para mejorar aún más los buenos resultados de los que ya se dispone en el control de estos tumores. “Aunque cada vez hay más ciudadanos que visitan al urólogo, todavía hay un importante sector de la sociedad que no lo hace de forma regular. Es fundamental que a partir de los 40 o 50 años la consulta al especialista se convierta en una cita anual normalizada, puesto que los controles habituales permiten que más del 90% de los cánceres se detecten a tiempo”, detalla el especialista del MD Anderson Cancer Center Madrid.

Otro de los aspectos que han resaltado los especialistas ha sido el tratamiento de aquellos pacientes en los que no se ha logrado un diagnóstico precoz y, por tanto presentan una enfermedad en fases avanzadas y con metástasis. “Aunque estemos hablando de casos más complejos, las líneas de tratamiento actuales, basadas en el abordaje multidisciplinar del cáncer, también permiten alcanzar importantes resultados en el control de la enfermedad para estos casos”, puntualiza Núñez.

 

Sobre MD Anderson Cancer Center Madrid

MD Anderson Cancer Center Madrid es filial del prestigioso MD Anderson Cancer Center de Houston (Texas, EE.UU.). Con más de once años de historia en nuestro país, en la actualidad, MD Anderson Cancer Center Madrid dispone de modernas instalaciones, más de 150 especialistas médicos formados en oncología, un total de 87 camas de hospitalización y un equipamiento tecnológico de última generación para el diagnóstico y tratamiento de los diferentes tipos de cáncer.

Esta importante infraestructura, unida a una continua y estrecha colaboración con el centro MD Anderson de Houston en actividades de investigación, así como de protocolos de diagnóstico y tratamiento con la participación de un equipo multidisciplinar de especialistas, sitúan al MD Anderson Cancer Center Madrid como uno de los centros hospitalarios más punteros de Europa en el tratamiento del cáncer.