Código ético

Nuestra institución es un centro especializado dedicado al cuidado de las personas con cáncer y a la prevención y erradicación de esta enfermedad maligna. Nos esforzamos por combinar el cuidado de los pacientes con la prevención, la formación y la investigación para poder beneficiar no sólo a los pacientes que actualmente se encuentran en tratamiento, sino también a los de generaciones futuras. El hospital cuenta con este código de principios éticos básicos como guía para la convivencia entre pacientes y personal de servicio que intervienen en la lucha contra el cáncer.

Principio 1:
El cuidado de nuestros pacientes es nuestra máxima prioridad. Un respeto que ensalza el valor y la dignidad de la vida.

Principio 2:
Las principales metas de nuestra institución son la curación de la enfermedad, la reducción del sufrimiento y una calidad de vida aceptable con la ayuda del personal médico.

Principio 3:
Es responsabilidad nuestra ofrecer asesoramiento y ayuda a los pacientes y a sus familias poniendo en su conocimiento la información que necesitan para la toma de decisiones.

Principio 4:
La información sobre los pacientes es confidencial y no debe revelarse a terceros sin el consentimiento del propio paciente. Toda la información debe recogerse meticulosamente y comunicarse con responsabilidad.

Principio 5:
La prevención es una pieza clave en nuestra labor. A través de la formación, el servicio clínico preventivo y la labor de investigación, trabajamos para reducir la incidencia del cáncer y ayudar a personas que es posible que nunca sean nuestros pacientes. Las personas que acuden a nuestros servicios preventivos deben ser tratadas con sensibilidad y confidencialidad, a la vez que se evita causarles perjuicio alguno.

Principio 6:
Nos comprometemos a avanzar en la lucha contra el cáncer compartiendo nuestros conocimientos, nuestras técnicas y los valores éticos que componen el pilar de esta institución.

Principio 7:
Tanto la investigación clínica como el estudio en sí son primordiales en nuestra labor. Son fundamentales para la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y, por último, en la erradicación del cáncer. Investigar requiere actividades que permitan mejorar el cuidado del paciente y de sus familiares, que siempre cuentan con la información adecuada sobre los riesgos y los beneficios. Igualmente, los informes deben reflejar al detalle los datos que se han recogido con total integridad y precisión.

Principio 8:
Aquellos que forman parte de nuestra institución desempeñan tareas y puestos específicos, aunque son todos iguales en cuanto a la relación con los pacientes; cada uno de nosotros tiene una obligación moral con nuestros pacientes.

Principio 9:
Realzamos la necesidad de mostrar un respeto mutuo y un conocimiento acerca de otras disciplinas como integrantes de un equipo responsable del bienestar de los pacientes.

Principio 10:
La terapia contra el cáncer, la prevención, la investigación y la formación acerca del mismo conllevan un elevado coste económico que necesita de financiación constante; sin embargo, el aspecto financiero no debería condicionar la calidad de los cuidados que se ofrecen a cada paciente.