Cáncer de mama

DESCRIPCIÓN Y TIPOS

Tipos de cáncer de mama

 

El carcinoma canalicular es la forma más frecuente de cáncer de mama. Los tumores se forman en las células de los conductos galactóforos, que transportan la leche a los pezones. El carcinoma canalicular puede ser invasivo, con la posibilidad de diseminarse, o no invasivo.

El carcinoma lobulillar se origina en los lobulillos, que son las glándulas productoras de leche. El carcinoma lobulillar puede ser invasivo, con tendencia a diseminarse, o no invasivo.

El cáncer de mama inflamatorio (CMI) es una forma rara y agresiva de cáncer de mama que afecta al sistema linfático dérmico. En lugar de formar un bulto, el CMI crece en láminas planas que no se palpan en una exploración de las mamas.

El cáncer de mama recidivante es un cáncer que reaparece después de no ser detectado durante un tiempo. El cáncer recidivante puede aparecer en el tejido mamario residual y en otros lugares, como pulmones, hígado, hueso o cerebro. Aunque estos tumores se encuentren en otro lugar, se les sigue denominando cáncer de mama.

 

Síntomas del cáncer de mama

Los síntomas del cáncer de mama pueden variar de una mujer a otra. Las mujeres deben conocerse las mamas para saber lo que sienten y parece normal para ellas. Los cambios han de notificarse inmediatamente a un profesional sanitario. Muchos cánceres se detectan mediante una mamografía sistemática después de los 40 años, antes de notar ningún síntoma.

Entre los síntomas figuran:

  • Bulto o masa en la mama
  • Aumento del tamaño de los ganglios linfáticos (adenopatías) en la axila
  • Cambios en el tamaño, forma, textura de la piel o color de la mama
  • Enrojecimiento de la piel
  • Formación de depresiones o arrugas
  • Cambios o secreción por el pezón
  • Descamación
  • Tracción del pezón hacia un lado o cambio de dirección

Muchos cambios en las mamas, incluso bultos, no son cáncer; no obstante, si observa uno o más de estos síntomas durante más de dos semanas, consulte al médico.

 

...Y EL MD ANDERSON

Desde el momento que a una paciente se le diagnostica de una imagen sospechosa en su ecografía o mamografía, un equipo multidisciplinar comenta el caso para recomendar el equipo multidisciplinar cuales son las pruebas diagnosticas, y procedimientos terapéuticos que esa paciente en concreto require acorde con el estadío en el que se encuentre su enfermedad.

El comité que evalua el caso se compone de: Cirugía, Radiología, Oncologia Medica, Oncología Radioterápica, Anatomia patológica, Cirugía plástica y Ensayos Clínicos. Cada paciente recibe las recomendaciones adecuadas acorde a guias y estándares de MD Anderson Houston. 

 

La detección precoz es el mejor tratamiento para el cáncer de mama

Consulte las técnicas de detección y de autoexploración mamaria

Altamente especializados: consulta de alta resolución en patología mamaria

PREVENIR

 

Factores de riesgo

Son muchos los factores que pueden influir en el desarrollo del cáncer de mama, tales como:

  • Edad. La mayoría de los casos se producen en mujeres de 50 años o más; es menos frecuente en las mujeres de 35 años o menos. La edad es el factor de riesgo más influyente.
  • Antecedentes familiares. El riesgo es mayor en caso de antecedentes familiares (especialmente en madre, hermana o hija) de cáncer de mama u ovario.
  • Hormonas/parto. El riesgo es mayor si ha tenido la primera regla antes de los 12 años, si ha comenzado la menopausia después de los 55 años o si no ha tenido hijos o ha tenido el primero después de los 30 años. El uso posmenopáusico de hormonoterapia aumenta el riesgo de padecer un cáncer de mama.
  • Biopsia previa. Si ha tenido resultados anormales en una biopsia de mama o mastopatías benignas con necesidad de practicar biopsias, es posible que tenga un mayor riesgo. Otras enfermedades mamarias, como hiperplasia atípica o carcinoma lobulillar o canalicular in situ, también son factores de riesgo.
  • Nivel educativo/socioeconómico. Las mujeres con un nivel socioeconómico o educativo más alto suelen tener menos hijos y comienzan a tenerlos después de los 30 años; ambas circunstancias las hacen correr un mayor riesgo.
  • Peso. La obesidad o el aumento de peso después de la menopausia son factores de riesgo.
  • Alteraciones genéticas. Los genes heredados de predisposición al cáncer BRCA1 y BRCA2 explican en torno al 5% a 10% de todos los casos de cáncer de mama.

Otros factores de riesgo son:

  • Uso de anticonceptivos orales
  • Dieta rica en grasas saturadas
  • Inactividad física
  • Alcohol (más de una bebida alcohólica al día)

 

Pruebas de cribado

En las mujeres sanas sin síntomas se realizan pruebas de cribado del cáncer de mama con regularidad. Las pruebas de cribado periódicas ayudan a detectar el cáncer en sus primeras fases, cuando tiene muchas más probabilidades de responder al tratamiento. Las pruebas habituales de cribado del cáncer de mama comprenden:

Exploración clínica de las mamas: el médico le examinará visualmente las mamas y las manipulará manualmente para percibir bultos u otros cambios en la mama. La exploración clínica de las mamas ha de realizarse cada uno a tres años a partir de los 20 años y de forma anual a partir de los 40 años.

Mamografía: cada mama se coloca entre dos placas fotográficas y se comprime mientras se realiza una radiografía del tejido mamario. Han de realizarse mamografías anuales a partir de los 40 años y posiblemente antes cuando la mujer tiene ciertos factores de riesgo, como mutaciones genéticas hereditarias.

Además de las pruebas de cribado anteriores, las mujeres también deben efectuarse “autoexploraciones” de las mamas. La familiarización con las mamas hace que sea mucho más probable que noten cambios que podrían ser indicativos de cáncer u otro problema de salud.

La detección precoz es el mejor tratamiento para el cáncer de mama

Consulte las técnicas de detección y de autoexploración mamaria

DIAGNOSTICAR

Hay varios procedimientos que pueden emplearse para diagnosticar el cáncer de mama. No todos ellos se realizan en cada paciente. La evaluación se basa en la exploración de la paciente y las recomendaciones del médico.

Biopsia: se extirpa una pequeña muestra de la zona sospechosa de la mama para su examen al microscopio. Las biopsias pueden practicarse de los modos siguientes:

Biopsia quirúrgica: se realiza una incisión en la mama. Los cirujanos localizan el tumor mediante palpación o con la ayuda de imágenes de tomografía computarizada (TC), ecografía o mamografía. En una biopsia por escisión se extirpa toda la masa. En una biopsia por incisión solo se extirpa una parte del tumor.

Aspiración con aguja fina (AAF): se introduce una aguja fina y hueca en la mama hasta el tumor y se extrae líquido y células del tumor. Aunque esta prueba ayuda a determinar si existe un cáncer, no puede determinar si el cáncer es invasivo y es posible que se precisen nuevas biopsias en caso de que haya realmente un cáncer.

Biopsia con aguja gruesa: se utiliza una aguja más gruesa para extraer una o más muestras pequeñas de tejido en forma de cilindro del tumor.

Mamografía diagnóstica: este procedimiento es similar a la mamografía de cribado, pero proporciona imágenes más detalladas del tejido mamario.

Resonancia magnética (RM): se generan imágenes de la mama con imanes potentes que interactúan con un ordenador.

Ecografía: una sonda especial colocada contra la piel transmite ondas de sonido, que chocan contra el tejido mamario y se emplean para generar una imagen en un monitor.

Biopsia del ganglio linfático centinela: los ganglios linfáticos son glándulas del tamaño de una aceituna que forman parte de un sistema que hace circular la linfa por todo el organismo. El sistema linfático también puede transportar células cancerosas desde el foco tumoral a otras partes del cuerpo. En las pacientes con cáncer de mama, los primeros ganglios que resultan afectados se encuentran en la axila.

En una biopsia del ganglio linfático centinela, se inyecta un marcador radiactivo en la zona antes de la cirugía. A continuación, el cirujano inyecta un colorante azul cerca del foco tumoral, que aparece en los ganglios linfáticos cancerosos. El ganglio con la mayor cantidad de marcador o colorante azul es el ganglio “centinela”. El cirujano extirpa todos los ganglios con colorante azul. Este procedimiento permite conservar los ganglios linfáticos sanos, lo que conlleva menos efectos secundarios, como linfedema.

 

Estadificación

El sistema de estadificación ayuda a los médicos a identificar el grado de afectación del cáncer de mama. Al saber la extensión de la enfermedad, los médicos pueden determinar cuál es el mejor tratamiento para cada paciente.

Estadio 0 (carcinoma in situ): el cáncer no se ha diseminado desde el lugar de origen.

Existen dos tipos de carcinoma de mama in situ:

El carcinoma canalicular in situ (CCIS) es un proceso no invasivo en el que hay células anormales en el revestimiento de un conducto mamario. Las células anormales no se han diseminado más allá del conducto a otros tejidos de la mama. En ciertos casos, el CCIS puede transformarse en un cáncer invasivo y diseminarse a otros tejidos, aunque por ahora no se sabe el modo de predecir las lesiones que serán invasivas.

El carcinoma lobulillar in situ (CLIS) es un proceso en el que hay células anormales en los lobulillos de la mama. Esta afección rara vez se transforma en un cáncer invasivo; sin embargo, la presencia de un carcinoma lobulillar in situ en una mama aumenta el riesgo de aparición de un cáncer de mama en cualquiera de las mamas.

Estadio I: se ha formado un cáncer. El tumor mide 2 cm o menos y no se ha diseminado fuera de la mama.

Estadio IIA

  • No se identifica tumor en la mama, pero el cáncer se encuentra en los ganglios linfáticos axilares (ganglios linfáticos localizados debajo del brazo); o bien
  • El tumor mide 2 cm o menos y se ha diseminado a los ganglios linfáticos axilares; o bien
  • El tumor es mayor de 2 cm, pero no mayor de 5 centímetros, y no se ha diseminado a los ganglios linfáticos axilares.

Estadio IIB

  • El tumor es mayor de 2 centímetros, pero no mayor de 5, y se ha diseminado a los ganglios linfáticos axilares; o bien
  • El tumor es mayor de 5 centímetros, pero no se ha diseminado a los ganglios linfáticos axilares.

Estadio IIIA

  • No se identifica tumor en la mama. El cáncer se encuentra en los ganglios linfáticos axilares que están unidos entre sí o a otras estructuras, o el cáncer puede encontrarse en ganglios linfáticos próximos al esternón; o bien
  • El tumor mide 2 cm o menos. El cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos axilares que se encuentran unidos entre sí o a otras estructuras, o el cáncer puede haberse diseminado a los ganglios linfáticos próximos al esternón; o bien
  • El tumor es mayor de 2 cm, pero no mayor de 5 cm. El cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos axilares que se encuentran unidos entre sí o a otras estructuras, o el cáncer puede haberse diseminado a los ganglios linfáticos próximos al esternón; o bien
  • El tumor es mayor de 5 cm. El cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos axilares que pueden encontrarse unidos entre sí o a otras estructuras, o el cáncer puede haberse diseminado a los ganglios linfáticos próximos al esternón.

Estadio IIIB: el tumor puede ser de cualquier tamaño y el cáncer:

  • Se ha diseminado a la pared torácica o la piel de la mama; y
  • Puede haberse diseminado a los ganglios linfáticos axilares que pueden encontrarse unidos entre sí o a otras estructuras, o el cáncer puede haberse diseminado a los ganglios linfáticos próximos al esternón.

Estadio IIIC: puede que no haya ningún signo de cáncer en la mama o el tumor puede tener cualquier tamaño y haberse diseminado a la pared torácica o la piel de la mama. Además, el cáncer:

  • Se ha diseminado a los ganglios linfáticos situados por encima o por debajo de la clavícula; y
  • Puede haberse diseminado a los ganglios linfáticos axilares o los ganglios linfáticos próximos al esternón.

El cáncer de mama en estadio IIIC se divide en estadios operable e inoperable:

En el estadio IIIC operable, el cáncer se encuentra en:

  • 10 o más ganglios linfáticos axilares; o bien
  • Ganglios linfáticos situados debajo de la clavícula; o bien
  • Ganglios linfáticos axilares y ganglios linfáticos próximos al esternón

En el cáncer de mama en estadio IIIC inoperable, el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos situados por encima de la clavícula.

Estadio IV: el cáncer se ha diseminado a otros órganos del cuerpo, con mayor frecuencia huesos, pulmones, hígado o cerebro.

TRATAR

Cirugía

La cirugía es el tratamiento más frecuente del cáncer de mama. La intervención en la que se extirpa una o ambas mamas se llama mastectomía. Se extirpa toda la mama, junto con todos los ganglios linfáticos afectados. En alrededor del 80% de las mastectomías se realiza una reconstrucción de la mama o cirugía de implante durante el mismo procedimiento, una vez extirpada la mama.

La cirugía con conservación de la mama supone un intento de conservar la mayor cantidad posible de tejido mamario sano. Estos procedimientos son los mejores para tratar los tumores en estadio inicial (I y II). Las técnicas de conservación de la mama comprenden:

Tumorectomía: se extirpa el tumor y un pequeño borde de tejido mamario sano.

Mastectomía parcial: se extirpa el tumor, junto con un borde de tejido mamario sano, el revestimiento de los músculos torácicos y todos los ganglios linfáticos de la axila.

 

Radioterapia

La radioterapia utiliza rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. Hay dos tipos de radioterapia para el cáncer de mama:

Radioterapia externa: los haces se dirigen al tumor desde fuera del cuerpo. Las pacientes se someten a radioterapia cinco días a la semana durante un determinado número de semanas.

Radioterapia interna: se implantan tubos de plástico diminutos con material radiactivo en la mama, en el lecho tumoral, y se retiran al cabo de varios días. Este procedimiento requiere hospitalización.

Las mujeres que se han sometido a cirugía con conservación de la mama o mastectomía pueden recibir radioterapia posterior para destruir todas las células cancerosas persistentes. La radioterapia también puede utilizarse antes de la cirugía para reducir el tamaño de tumores grandes o para tratar tumores ubicados en un lugar difícil.

Guía Radioterapia: Cancer de Mama

En esta patología se emplean la  siguiente tecnología y tipos de Radioterapia:

Quimioterapia

La quimioterapia consiste en el uso de fármacos, aislados o en combinación, para destruir las células cancerosas. En el cáncer de mama, la quimioterapia se utiliza más a menudo antes o después de la cirugía, o bien como tratamiento primario de un cáncer que se ha diseminado fuera de la mama en el momento del diagnóstico.

 

Tratamiento hormonal

El tratamiento hormonal se emplea para impedir que las hormonas femeninas (estrógenos, progesterona y estradiol) favorezcan el crecimiento de tumores de mama en algunas pacientes. El tratamiento hormonal consiste en recibir medicamentos, ya sea por vía oral o intravenosa (IV). El tamoxifeno es un ejemplo de fármaco de tratamiento hormonal. La intervención que conlleva la extirpación de los ovarios en mujeres que no han llegado a la menopausia es otro tipo de tratamiento hormonal.

 

Tratamiento biológico

El tratamiento biológico es un tratamiento farmacológico que ayuda al sistema inmunitario del organismo a combatir el cáncer.

VIVIR

El cáncer es un recorrido que ninguna persona tiene por qué hacer sola. Hay muchas formas de apoyo que le ayudarán en cada una de las etapas del cáncer: diagnóstico, tratamiento y supervivencia. Independientemente de que se reúna con otros supervivientes de cáncer como usted o de que utilice terapias complementarias o mecanismos de afrontamiento individuales, ha de saber que cuenta con apoyo disponible en distintas formas. A continuación se indican tan solo algunas formas de encontrar ayuda y esperanza.

Grupos de apoyo

La reunión con otros pacientes con cáncer en un grupo de apoyo es una herramienta de afrontamiento útil. Los grupos de apoyo suelen estar centrados en una única enfermedad o tema, como supervivientes de un cáncer de mama o personas que afrontan los efectos secundarios cruciales del cáncer o su tratamiento. Estos grupos permiten que los participantes conozcan a otras personas como ellos y se den fuerza entre sí. La mayoría de las principales ciudades y hospitales oncológicos ofrecen grupos de apoyo que se reúnen de forma semanal o mensual. También existen docenas de sitios web de apoyo por Internet o listas de mensajes para quienes no tengan acceso a una reunión tradicional.

Terapias complementarias

Las terapias complementarias se utilizan junto con el tratamiento del cáncer en un intento de reducir los efectos secundarios del tratamiento, aliviar la depresión y la ansiedad y ayudar a que los pacientes con cáncer se quiten de la cabeza los aspectos negativos de su situación. Entre las terapias complementarias figuran ejercicios mente-cuerpo como yoga, Tai Chi y Qi gong, visualización o imágenes guiadas, uso del arte o la música como terapia, autoexpresión personal y medicina oriental tradicional, como la acupuntura.

Actividad física

El hecho de mantenerse físicamente activo en la medida de lo posible durante el tratamiento del cáncer tiene muchos efectos beneficiosos positivos. La actividad física estimula la liberación de endorfinas, unas hormonas que contribuyen a elevar el estado de ánimo, así como a disminuir la sensación de cansancio.

Los ejercicios para pacientes con cáncer varían entre estiramientos sencillos que se hacen en la cama o en un sillón y otras actividades más activas, como caminar o hacer labores de jardinería ligeras. No obstante, es importante que no haga demasiado esfuerzo. Hable con su médico antes de iniciar una actividad física para cerciorarse de que se encuentra apto para ello.

Diarios y blogs

Muchas personas consideran útil llevar un diario de su experiencia con el tratamiento del cáncer. Puede ser tan sencillo como anotar los síntomas y efectos secundarios en un cuaderno o bien puede incluir emociones y opiniones personales acerca de lo que están experimentando. Los diarios pueden ser privados o bien compartirse con los seres queridos e incluso con desconocidos.

Cada vez más, la gente recurre a Internet para compartir su “recorrido por el cáncer” con el mundo en general y para buscar otras personas con experiencias similares. Muchos pacientes con cáncer han comenzado sus propios “blogs” para divulgar su lucha contra el cáncer. Twitter, una tecnología de miniblogs que limita las entradas a 140 caracteres, también ha resultado una herramienta útil para que los pacientes con cáncer mantengan actualizados a sus amigos y contacten con otras personas.

Eventos

14-16 Marzo 2012
Contacto: Secretaria Técnica: Laura Flores E-mail: laura.flores@totalteam.es Teléfono: +34 91 320 26 74 Ficha de información (pdf) Formulario de inscripción (pdf) Programa  detallado (pdf)

Publicaciones

Noviembre 15, 2011

EMBO Mol Med. 2011 Sep;3(9):528-44.
Moreno-Bueno G, Salvador F, Martín A, Floristán A, Cuevas EP, Santos V, Montes A, Morales S, Castilla MA, Rojo-Sebastián A,...